La alta noche del sábado

12/9/15 | |

LAS MUCHACHAS DE DOÑA EDUVIGES

La casa de lenocinio de doña Eduviges no existe durante el día ni todos los días de la semana, sino sólo durante la alta noche del sábado. Está en una zona de la intrincada ciudad de Zirza que nunca es la misma, es decir que lo encuentras o no lo encuentras, pero los pocos pocos ciudadanos que han tenido la fortuna de hallarlo, aunque nomás fuese una sola vez en sus vidas, dicen, con el susurro de quienes forman parte de una sociedad secreta, que es el mejor burdel del mundo y que sus putas fantasmas hacen gala de una tan sutil sabiduría erótica que se acerca deliciosa aunque peligrosamente a la Poesía (exíjase la mayúscula).
José de la Colina.

En la imagen, cartel de Waldemar Swierzy.