Entre las ocho y las diez de la mañana

9/2/16 | |

MUTANTES - AMAS DE CASA 
Teresa Porzecanski

Hay quienes sospechan que se trata de espectros, figuras irreales que transitan por las ferias y los mercados en busca de alimentos y utensilios caseros, para luego meterse en un cuerpo ajeno y misterioso que contesta la correspondencia de la oficina y atiende el teléfono
Uno las reconoce enseguida por su aire cansino, sus gestos automáticos, y su mirada abstraída. Deambulan entre las góndolas del supermercado, entre las ocho y las diez de la mañana. Empujan su carro lentamente, como si pesara una enormidad, y en él van colocando las lechugas, los varios quilos de tomates, las manzanas, los atados de zanahorias y las remolachas.
Continuar leyendo.