Inconexo LVII

16/2/12 | |

Contemplo la lluvia a través de la ventana de la buseta, son las 4 y 47 pm de un viernes de estropajo. La ruta es la de siempre, Fátima-Quiroga. Ferney habla rápido, no hace pausas...se fija en un par de travestis que aprietan el paso para no mojarse, mientras tanto, yo pienso en M...
Ferney habla de Estefanía, brota aceite corrosivo, el miedo, la ternura, la impotencia. La buseta frena, se sube un chino que habla chestokovano; está borracho, me recuerda en su desaliño a mi amigo Nicolás Arbazu (está muerto?, ya se lo comieron las hienas?)...el chino se sienta dos sillas adelante, huele a vino dulzón, vino barato, vino que toma la gente de la nacho. De fondo, suena "El Santo Cachón".
Golpe de tabla, tema siguiente, y por qué será que todos los viernes son iguales (viernes sabor a axila pereirana) y trapecista cuándo arranca?, es que lo de los poemas en la Feria del Libro fue todo un suceso (o casi)...trescientos pesos, no recuerdo...Dios conduce, carrocería Bluebird...esquiva huecos, atropella restos de humanidad mientras cruza San Victorino como un jinete vengador...ténganse fuerte, mis queridas posaderas!
El chino se baja cerca al 20 de Julio, no sin antes mentarle la madre al conductor (dios).
Hernández y Cruz aporrean ancianos en una tapadera de Teusaquilo y se llevan 100 kilos, "usted estará aquí" repite el gordo entre amenazante e irónico...no, mano, qué mierda de música! (lo que vino después fue peor, Ferney, por lo menos no le tocó escuchar a Khaled)...a las seis y media en el Parque Santander con Pabón y Leonardo...L, Kobe Katsukawa no existe y por qué será que nos topamos en la vida con "gente" como Marc Bravo? (no hay ni una sóla idea propia en ese "cerebro"?)...y cuándo volvemos a hacer un filminuto que no sea tan "chanda" como el de esa noche (pero fue una noche de las que no se olvidan ni a punta de cañón...recordar a M con la mirada de estos tipos están locos, carajo!!!).
Ferney se baja en San José, todavía falta cruzar el Olaya para llegar a mi casa y zas!, el Quiroga-Libertador...por esa época mi mamá ya sabía que tenía el tumor?, sospechaba que iba a morir?, no sé...pero, el rostro siempre sombrío, esa alegría prestada?

Y cuándo nos vemos todos de nuevo, quizás, a las faldas de el Galeras (como diría Sergio Fonván).

Buenas noches, sabuesos con jeta de "Beso de Negra". Buenas noches, amigo londinense (y me perdonan que en el fondo sea un blando, am so sorry, Clint). Ilustración de Camilo Clavijo.

1 comentarios:

darko-ljubicic dijo...

El metro avanza! no puedo escuchar lo que dice por que la memoria filtra cada poro. Hace calor aca abajo, pero la noche londinense me espera, con ella lloviznita dolorosa. Y ya no hay mas la Fatima quiroga, aquella que tomabamos depues de cine y de un taladro, (llamese M o E ). Y a no hay nada de eso. Pero sigo corriendo para que la muerte no me alcance, y si por si te quiere alcanzar corro, sofocado un par de metros mas, los finales.

Una noche me encontre con Katsukawa, nos emborrachamos como los demonios, y el tambien anhoraba la ruta Fatima quiroga, y K me pregunto por M. y por E. y yo no atine a decir nada, solo repondi G esta con C; y mi soledad.

Le dije a K, que si nos volvieramos a encontrar con G. y C. (no sin embargo E.) nos volariamos sesos de felicidad).

Pero G. no lo hara, ni yo tampoco, solo K. Y asi quedamos solo G. y F. esperando la ultima ruta Fatima-Quiroga, en alguna llovisnezca calle en la 24th (perdon por el anglicismo), y yo corere despues de bajarme en San Jose, y G. esperara hasta bajarse alla donde solo el sabe.

Pero fresco diria el gordo que veia a los travestis acamparse de la lluvia, fresco, quedas vos y C. y yo con mi soledad.



Abrazos.

Publicar un comentario